Cómo reconocer la influenza

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año en el mundo se registran alrededor de mil millones de casos de gripe o influenza, una enfermedad que puede ser prevenida fácilmente a través de la vacunación.

La influenza, también conocida comúnmente como gripe, es una enfermedad contagiosa causada por el virus de la influenza y que se transmite al toser, estornudar o por medio de las secreciones nasales.

Muchas veces los síntomas de la influenza pueden ser similares a los de un resfrío común, al presentarse de forma repentina, pero tienen algunas particularidades que permiten identificarla.

Síntomas de influenza

Fiebre alta, sobre los 38 grados, por 2 a 3 días.

Sensación de cansancio y debilidad.

Romadizo y dolor de cabeza en la zona frontal.

Dolor al tragar, tos, dolor muscular y molestia frente a la luz.

Además ocasionalmente pueden presentarse problemas estomacales, como náuseas, vómitos y diarrea, además de otitis, principalmente en niños.

Influenza en niños

De acuerdo a la Academia Americana de Pediatría, dentro de las complicaciones más frecuentes de la influenza en niños se encuentran la neumonía, la bronquitis, las infecciones del oído y la sinusitis. También es posible que la influenza empeore las enfermedades crónicas de base, por lo que un niño asmático, por ejemplo, podría ver intensificado su cuadro y presentar  ataques de asma si le da gripe.

Prevenir la influenza

Para evitar el contagio y las complicaciones derivadas de la influenza, prevenir es fundamental. 

Lo primero es vacunarse, ojalá toda la población y no solo los grupos de riesgo.

No exponerse a contagio en lugares cerrados y masivos, como centros comerciales, supermercados o el metro.

Ser cuidadoso durante el período invernal, cuando hay mayor circulación de virus respiratorios.

Cubrirse la boca al toser y lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Evitar acercarse a personas que estén enfermas y procurar no tocarse ojos, nariz y boca.

También te puede interesar